1 Visualizaciones
0

¡Muy buenas a todos! Hoy os traigo el primero de una serie de artículos sobre pintado de miniaturas, donde veremos cómo pintar nuestros amigos de plástico a nivel de juego de mesa o “tabletop”. Antes de entrar en técnicas y teorías, veremos los materiales que necesitamos, su cuidado y alguna comparativa. Vamos allá.

Lo primero y esencial para pintar miniaturas son la pintura y el pincel, veamos las primeras. Normalmente usaremos pintura acrílica para modelismo, es un producto que se adhiere muy bien al plástico, metal o resina, no toxico y fácil de encontrar. Existen multitud de marcas, con diferentes rangos de precio, pero todas muy similares en cuanto a su resultado.
[margin_15t]

La pintura

Citadel, la marca de pintura de Games Workshop (fabricantes de Warhammer) puede que sea la más conocida para los principiantes. Con un acabado ligeramente satinado, son perfectas para pintar miniaturas de fantasía o futuristas. Existen en diferentes opciones, desde base (con una concentración de pigmento muy elevada par cubrir bien), layer (menos concentración de pigmento y diluidas), tintas, técnicas (para pincel seco, efectos,etc.), con un precio alrededor de los 3,5€, en botes sin dosificador. 

Otra marca muy conocida, de producción nacional, es Acrílicos Vallejo. Es una de las favoritas de modelistas profesionales, con varias líneas de producto dedicadas a un aspecto del modelismo en concreto, con una amplia paleta de colores para cada una. Así, tenemos la gama Game Color y Game air (ésta para aerógrafo) dedicada a miniaturas de juego de fantasía o futuristas, algo menos satinadas que las Citadel pero con unos acabados muy buenos. Model color y Model air, para modelismo realista, como bustos o miniaturas históricas, con un acabado mate y colores algo menos saturados. Para nuestro caso estas dos gama serian suficientes, pero Vallejo dispone de muchos recursos para efectos, como pigmentos, pinturas “true metal” (efecto metal real) y productos auxiliares como médiums o barnices. Su precio suele rondar los 3€, con algo más de pintura que los botes Citadel, con dosificador.

Otras marcas conocidas, con cada vez más gamma y disponibilidad, son Scale 75, vendida en pack de colores según lo que se quiera pintar (piel, azules, rojos, metal,…), Andrea, sobretodo para realistas y bustos, Privateer Press Formula o P3, de los fabricantes del juego Warmachine/Hordes.

pinturas[margin_15t]

El pincel

Pasemos a los pinceles, nuestra herramienta principal de trabajo. La primera elección será entre pinceles de pelo natural o sintético. Los pinceles con pelo natural son perfectos para pintar miniaturas, debido a que tienen una capacidad de absorción de pintura mucho mayor que los sintéticos y mantienen la punta en buen estado mucho más tiempo que estos. Los pinceles sintéticos los usaremos solamente para alguna técnica en concreto, aplicar pigmento o trabajos que no requieran mucha precisión, ya no son demasiado aptos para el pintado de miniaturas.

[six_columns alpha=”0″ omega=”0″]

El pincel tiene tres partes diferenciadas: el mango, la férula o virola, y el pelo. El mango, normalmente lacado para poder mantener un buen control al sujetarlo, suele tener marcado el tamaño del pincel, correspondiente a la cantidad de pelo; suelen ir numerados y los habituales para modelismo van del 1 el más grande a 00 el más pequeño. Existen diferentes tipos de pelos, pero el de más calidad es el de cola de marta kolinski, por su buena capacidad de retención y porque mantiene una buena punta (muy importante) durante más tiempo. Son pinceles caros debido a su calidad, pero también por su durabilidad, podemos encontrarlos por precios des de 4,5€ hasta 12€.

[/six_columns]

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″]

partes-del-pincelbrush-sizes

 

[/four_columns]

[clear]
[margin_15t]

Cuidados del pincel

Pero todos los bueno materiales no servirían de nada si no mantenemos en buen estado las herramientas. Para ello, antes y después de usar el pincel lo mojaremos en agua, fría a poder ser, le daremos forma a la punta con nuestros dedos, la palma de la mano o los labios, y lo mantendremos siempre con la punta protegida al guardarlo y boca arriba al usarlo. Nunca dejar el pincel dentro de un bote con la punta hacia abajo, lo deformaríamos y seria difícil de restaurar.

En cuanto a la pintura, miraremos de nunca llegar a la cubrir todo el pelo, sin llegar a la férula, y si llegáramos, debemos limpiarlo inmediatamente para evitar que la pintura se seque y malmeta el pelo. Finalmente, existen productos de limpieza que deberíamos usar después de varias sesiones de pintura. Uno de ellos es el Lavapin, un líquido con el que podremos limpiar y mantener el pelo del pincel, sólo debemos dejarlo en remojo unos 5 o 10 minutos (siempre sin deja el pincel apoyado, sujetándolo con alguna goma o cinta adhesiva), aclarar con agua, y los restos de pintura que pudieran quedar desaparecerán, dejando el pelo limpio y preparado para otra tanda de sesiones de pintura.

limpieza

Como podéis ver, tanto la pintura como el pincel son un mundo, y haría falta una explicación mucho más detallada para poder llegar a dominar la teoría de cada uno, pero lo que al final cuenta es la comodidad. Es recomendable probar un poco de cada pintura, varias marcas, probar combinaciones,etc. Como también usar diferentes tipos de pincel, y ver con cuáles nos encontramos más cómodos.

En el siguiente artículo, veremos los otros componentes de nuestra área de trabajo y recomendaciones para una buena sesión de pintura. Espero que os haya gustado y os sirva para poder empezar a pintar vuestras naves en muy poco tiempo. ¡Hasta la próxima!

Comentarios

Comentarios
  • Gonzalo Sanchez1

    Mayo 9, 2016

    Voy a seguir con atención esta serie de artículos porque:

    1.- no tengo ni puñetera idea de pintar minis
    2.- al no tener ni puñetera idea, soy un manco de la ostia

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *