2 Visualizaciones
0

¡Muy buenas Mercenarios! Empezamos un nuevo artículo de esta guía de pintado de miniaturas, concretamente para X-Wing. Esta vez vamos a ver algunas de las técnicas de pinta más habituales y que usaremos cuando toque repintar una nave. Proteged una mesa con papel de periódico o sucedáneo, abrid unos cuantos botes de pintura y afilad los pinceles, vamos allá.

Antes de empezar a explicar las diferentes técnicas de pintura, vamos con un paso muy importante tanto para miniaturas nuevas como repintadas. Si pintamos directamente sobre el plástico o sobre colores anteriores, nos daremos cuenta que al poco tiempo la pintura salta o los colores se ven alterados por los ya existentes. Para evitar esto, debemos imprimar las miniaturas. Este proceso consiste en aplicar una fina capa de pintura base para poder partir de un color único y que la pintura se agarre correctamente.

?

Para este proceso, podemos usar pintura en espray, a pincel o con aerógrafo, siempre y cuando se trate de pintura especialmente diseñada para ello. Sujetaremos la miniatura a unos 30 cm de distancia y le daremos pasadas cortas, evitando acumular la pintura. Para hacerlo con espray podemos usar, por ejemplo, la imprimación de colores de la marca Citadel para negro y blanco, o la imprimación gris de la marca Vallejo. Si optamos por imprimar a pincel, cuyo resultado puede no ser tan uniforme pero accederemos a los recovecos mejor, la imprimación Vallejo Surface primer es la más adecuada. También podemos optar por combinar las dos opciones, haciendo una pasada con un espray y retocando con pincel, pero entonces debemos usar la misma pintura para que se mantenga el tono (echando un poco de espray en un bote para usarlo como pintura a pincel es un buen método).

primer2 primer3 primer

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez imprimada la miniatura, ya podremos pasar a pintarla. Estas guías van dirigidas a pintar con pincel, así que no tocaremos teoría ni práctica de aerógrafo… Al menos por ahora. Haría falta dedicar todo un artículo a explicar los entresijos del pintado con veladuras, layering, etc. Pero lo dejaremos para más adelante. De momento vamos a ver por encima el pincel seco, tintado y perfilado.
[margin_25t]

Pincel seco

El pincel seco es la manera más rápida de pintar miniaturas, con resultados bastante buenos si lo hacemos bien. Para ello, necesitamos un pincel viejo o dedicado a esta técnica (por ejemplo, los pinceles para pincel seco Citadel). NO USÉIS UNO NUEVO O BUENO, ya que se estropearía en el proceso (es un proceso que desgasta mucho las cerdas del pincel). Mojaremos el pincel en un poco de pintura y acto seguido lo frotaremos en un trozo de papel de cocina, retirando la mayor parte de la pintura. Cuando apenas quede pintura en las cerdas, haremos pasadas rápidas sobre la miniatura y veremos cómo la pintura se va quedando poco a poco sobre las partes más prominentes. Es una técnica muy útil si nos dedicamos a pintar muchas miniaturas a la vez (un enjambre de 8 TIE por ejemplo), crea un efecto muy resultón, pero también un poco orgánico, debido a la irregularidad con la que queda la pintura encima de la miniatura (es una técnica en la que no controlamos muy bien dónde se depositará la pintura).

dry1 dry3
[clear]
[margin_25t]

Tintado

El tintado es otro método muy rápido y efectivo para pintar miniaturas, sobretodo usado para sombrearlas. Partiremos de una miniatura con colores base ya aplicados, o incluso solamente con imprimación blanca (repasada para que quede uniforme, eso sí). Hay dos maneras de aplicar las tintas: lavado o aplicado en zonas concretas. Para el lavado, usaremos un pincel grueso, con buena capacidad de carga (por ejemplo, el pincel para wash Citadel), el cual mojaremos en la tinta que aplicaremos directamente sobre la miniatura. Una vez aplicada, lo limpiaremos y repartiremos la tinta por toda la miniatura o la zona a lavar de forma uniforme, evitando grandes acumulaciones ya que éstas pueden acabar dejando “pegotes”. Para aplicarlo en zonas concretas seguiremos el mismo proceso, pero con un pincel más pequeño o con menos carga, para evitar manchar otras zonas. En ambos casos, hará falta tiempo para que se seque, ya que al estar tan diluidas las tintas, tarda más que la pintura en secar.

ink2 ?
[clear]
[margin_25t]

Perfilado

Finalmente, el perfilado. Esta técnica consiste en hacer líneas en los bordes más prominentes de la miniatura que resalten sus formas. Usaremos, esta vez sí, nuestros preciados pinceles buenos, normalmente de tamaño 0 o 00, con los que mojaremos en un poco de pintura bien diluida y situando la punta en un ángulo de 45o aproximadamente perfilaremos el borde. El resultado es un poco exagerado porque no tiene en cuenta ninguna fuente de luz en concreto (la fuente de luz es la dirección desde donde se emite la luz, lo que crea sombras y luces naturales), pero impactante.

edge1 edge2

[clear]
[margin_10t]
Por ahora, para empezar, con todo lo explicado hasta ahora es suficiente para poder empezar a pintar o repintar vuestras naves. En el próximo artículo veremos una aplicación práctica de todo con un paso a paso del pintado de un TIE fighter. Limpiad y enfundad vuestros pinceles, nos vemos en el siguiente artículo. Chau!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *