2 Visualizaciones
0

¡Buenas Mercenarios!

Hoy continuaremos relatando las aventuras del Capitán Wedge Antilles, líder del Escuadrón Pícaro en el universo expandido.

Wedge después de la batalla de Endor, se dirigió a Bakura para unirse a la lucha contra los invasores Ssi-Ruuk, que fueron rechazados gracias a una temporal y tensa tregua con las fuerzas imperiales. Durante los siguientes años, Wedge y los Pícaros participarían en diversas misiones para la Nueva República.

Wedge condujo a los Pícaros en una misión para ocupar el planeta Borleias, un punto estratégico que serviría como base para un asalto a Coruscant, aún en poder de las cada vez más mermadas fuerzas imperiales. El ataque fue abortado y los Pícaros se batieron en retirada a causa de las fuertes defensas que encontraron. Más tarde, los Pícaros volvieron con un nuevo plan de ataque ideado por Corran Horn, que les dio el triunfo en Borleias, aunque Corran fue capturado. Wedge averiguó que Corran aún estaba con vida y planeó un rápido rescate; en cuanto los cazas repostaron, Tycho Celchu y Mirax Terrick llevaron a cabo con éxito el rescate sorpresa que devolvería a Corran a los Pícaros.

Con Borleias en poder de la Alianza, empezaron los preparativos para el asalto a Coruscant.

Primero, Wedge infiltró a miembros del Sol Negro, que habían liberado previamente de las minas de Kessel para posteriormente desembarcarlos en Coruscant, de manera que hostigaran a las fuerzas imperiales y las distrajeran, mientras los Pícaros se infiltraban en el planeta, marcando así los objetivos prioritarios y puntos débiles de los imperiales que estaban a cargo de Ysanne Isard en Coruscant. Infiltrado, con la identidad del Coronel Antar Road, Wedge, acompañado de Cracken, investigó cómo sabotear los escudos planetarios para la invasión. Los Pícaros cayeron en una emboscada preparada por Erisi Dlarit, infiltrada en el equipo Pícaro,  y Seca Thyne, del Sol negro, cuando intentaban derribar los escudos; por suerte, Antilles a espaldas de todos había dado a instrucciones a Tycho para que se ocultara en Coruscant como apoyo para una emergencia. Tycho logró rescatar a Wedge y al resto de Pícaros de una muerte segura. Finalmente, Wedge, usando como distracción un droide de construcción, dio la oportunidad al Escuadrón Pícaro para conseguir destruir los escudos, iniciando una monstruosa tormenta manipulando uno de los espejos orbitales del planeta.

A causa de la desaparición de Corran Horn, tras la que fue dado por muerto, Tycho fue acusado de traición y asesinato. Wedge testificó a favor de Tycho, pero le hizo flaco favor a su amigo; en las siguientes semanas, Wedge intentó demostrar la inocencia de su compañero. Mientras el juicio estaba llegando a un punto crítico, Wedge consiguió destruir un aerodeslizador que llevaba una bomba que se dirigía a un centro de bacta después de una tremenda persecución a través de la súper poblada ecumenópolis de Coruscant.

Justo después, el Súper Destructor Estelar Lusankya, que permanecía oculto bajo la superficie del planeta, devastó todo lo que estaba en su camino y mató a miles de seres durante su despegue con destino a Thyferra, en donde Ysanne tomó el control de la nave. Wedge y el resto de los Pícaros, incluyendo al reciente escapado Corran Horn, dejaron sus puestos actuales para luchar en lo que sería conocido como la Guerra del Bacta. Un efecto positivo de la reaparición de Horn y del escape de Isard fue que Tycho Celchu fue absuelto, pues con la partida de Isard en el Lusankya, la verdadera espía del Escuadrón Pícaro, Erisi Dlarit salió a la luz en su huida para reunirse con su jefa.

Fue durante esta estancia en Coruscant que Antilles conoció a la que más adelante sería su esposa, Iella Wesssiri.

Antilles, operando desde la estación Yag-Prime en Yag’Dhul, con ayuda de Elscol Loro, Iella Wessiri, Booster Terrik, Talon Karrde y los cazas Chir’daki del escuadrón de Tal’dira, guió al Escuadrón Pícaro en una contundente campaña que acabó con la captura de un Destructor Imperial, el Súper Destructor Estelar Lusankya, la victoria del conflicto Bacta y el aparente final de Ysanne Isard.

Wedge, al mando del crucero Mon Remondacontribuyó con la fundación del Escuadrón Espectro tras la Guerra del Bacta, dirigiéndolo durante la campaña de la Nueva República contra el Señor de la Guerra Zsinj. Durante esta campaña, Wedge  demostró que era un Comandante competente a la vez que comprensivo, doblegando las normas cuando era necesario para mantener la moral de los que estaban a su cargo.

[four_columns=”0″ omega=”0″]

wedge3

[/four_columns]

[six_columns=”0″ omega=”0″]

Tras la derrota de Zsinj, volvió a liderar el Escuadrón Pícaro durante la campaña contra el almirante Thrawn. En los primeros envites de Thrawn, Wedge acompañó a Han Solo como refuerzo en su intento de conseguir que los contrabandistas prestaran su apoyo a la Nueva República. Tras el ataque a Bpfassh de Thrawn, Wedge ayudó a repeler los comandos Noghri que intentaban secuestrar a la Princesa Leia mientras evaluaban los daños causados en territorio de la Nueva República.

Durante toda la campaña de Thrawn , Wedge pilotó su Ala-X en las batallas de Sluis Van y la batalla por la flota Katana, así como prestó sus servicios, junto a los Pícaros, como escolta de Leia Organa y al Halcón Milenario.

[/six_columns]

[clear]

Finalmente, participó en la derrota de Thrawn en la batalla de Bilbringi con la ayuda de los capitanes Talon Karrde y Aves, que les permitieron vencer en el ataque a la plataforma espacial de defensa Golan II. Con esta victoria a sus espaldas, se le otorgó el rango de General.

10 años después de la batalla de Yavin, el General Antilles, junto a Lando Carlrissian, formaron equipo para derrotar al retornado Emperador Palpatine, dirigieron una flota rebelde al mando del capturado destructor estelar Emancipador, enfrentándose contra el Devastador de Mundos estelar en la Batalla de Mon Calamari.

Ayudándose de un cargamento de droides de combate, Wedge, Lando y un comando de la Nueva República se infiltraron en Byss y lanzaron un ataque que logró llegar hasta la ciudadela del Emperador, donde fueron rechazados por unas Crisálidas mutantes de gran tamaño. Utilizando a los droides como escudo mientras buscaban una salida, consiguieron ser evacuados por Salla Zend.

Utilizando el Halcón Milenario y apoyados por docenas de cazas rebeldes, lanzaron un asalto intensivo contra la nave insignia de Palpatine, el Eclipse II, que orbitaba sobre Onderon. El equipo rebelde, formado por Wedge, Lando, Kam Solusar y R2-D2, consiguió llegar al puente y hacerse con el control del timón. R2-D2 programó un salto de la nave contra el Cañón Galaxia, que que orbitaba Byss, causando el choque de las dos enormes armas y provocando que el enorme Cañón Galaxia disparara su último proyectil contra el planeta Byss, desencadenando la destrucción nuclear del planeta junto a las 2 armas mientras huían a bordo del Halcón Milenario.

Después del ataque del renacido Emperador y la caída de Coruscant, Wedge jugó un importante papel en la reconstrucción del planeta y en el rescate de escombros orbitales, y fue el encargado de transformar el Escuadrón Pícaro en un unidad capaz de luchar en cualquier frente; sus jefes pensaron que el prestigio del nombre del Escuadrón ayudaría, aunque él opinaba que restaría la cohesión del grupo. Acabó formando un fuerza estelar de aproximadamente 100 cazas, que incluía Alas-B, Alas-E y Alas-V. Acabó cediendo su mando en la flota para volver a sus tareas como piloto y agente secreto.

Finalizando el año 11 después de la batalla de yavin, Wedge lideró una misión al Cúmulo de las fauces con intención de rescatar prisioneros que se encontraban en una instalación oculta. Allí encontró a la Almirante Daala junto a 4 destructores estelares. Tras la batalla de las Fauces, donde tomaron control de las instalaciones, tuvo un romance con Qwi Xux , una de las científicas de las instalaciones, de la que fue asignado como guardaespaldas pero acabaron por separarse. Wedge, junto con sus fuerzas, consiguió acabar con la nueva amenaza con la colaboración de Han Solo y Kyp Durron.

Un año después, al mando de la fragata Yavaris, Wedge lideró una serie de ataques para destruir el superarma Hutt llamada Sable de luz, que consistía en un superláser como el de la estrella de la muerte, pero sin toda la estructura que rodeaba su antecesor, de ahi su nombre por su semejanza a la mitaca arma de los jedi . Este arma, que estaba protegido por las fuerzas Hutt, fue destruida, provocando su colisión con un asteroide.

Posteriormente, Antilles fue enviado como diplomático junto a Tycho, Wes y “Hobbie” al planeta Adumar, donde consiguió que se unieran a la Nueva República a pesar de tener que lidiar contra un líder corrupto. Participó en la batalla de Adumar, que acabó con la amenaza imperial sobre el planeta y con la deserción del Almirante Imperial Teren Rogris. Durante su estancia en Adumar, se reencontró con Iella Wessiri, que, finalmente, le propuso matrimonio y se casaron al finalizar el conflicto de Adumar.

Sus últimas campañas fueron dirigiendo la flota de la Nueva República en la batalla de Almania, en el año 17 después de la batalla de Yavin, donde obtuvo la victoria al deducir que los destructores estelares enemigos estaban pilotados por droides y aprovechar la ventaja que le daba esa información.

Durante la crisis del documento de Caamas, en el 19 año después de la batalla de Yavin, investigaron la organización Venganza en bothawui, acompañado de Corran Horn y bajo las órdenes de Garm Bel Iblis.
Finalmente, tras la batalla de Yaga Minor, en la que encabezó al Escuadrón Pícaro y que marcó el fin de la Guerra Civil Galáctica, se retiró del servicio activo. Junto a su esposa Iella, tuvo dos hijas: Syal y Myri.

Cuando la expansión de la amenaza Yuuzhan Vong amenazó a la Nueva República, Antilles fue requerido para volver al servicio en activo. Recuperando su rango de General, Antilles fue puesto al mando de una de las tres flotas defensoras de Coruscant. Durante este tiempo, Wedge e Iella dejaron en custodia a sus hijas en manos de Han y Leia, que llevaron a Syal y Myri a las instalaciones ocultas de las Fauces junto con el hijo de Luke y Mara, Ben Skywalker y otros hijos de los Jedi. Tras la Caída de Coruscant, Antilles y su flota voló al Sistema Pyria, donde recuperaron el planeta Borleias del control de los Yuuzhan Vong.

Después de recuperar el planeta, Antilles estableció la “Luna Negra” como su base de operaciones. Mientras preparaba sus fuerzas para el contraataque de los Yuuzhan Vong, los miembros del Consejo de Asesoramiento llegaron al sistema. Encabezado por el Senador Pwoe, el consejo de miembros ordenó a Antilles preparar una acción de distracción en Borleias para otorgarles el tiempo suficiente para escapar. Realizando esta defensa estática del sistema, no aguantarían mucho contra la completa fuerza de asalto Yuuzhan Vong, así que Antilles se las apañó para conseguir más naves e incluso el antiguo Lusankya retirado ya de las fuerzas de Nueva República. Con estos nuevos recursos, Wedge puso en marcha su plan para la defensa de Borleias, usando una fragata tipo Lancero Estelar para engañar en una maniobra de distracción a un gran contingente de las fuerzas Yuuzhan Vong antes de poder lanzar un ataque real.

En la batalla que se produjo, Antilles consiguió escapar en un Ala-X abandonado y destruir al menos un escuadrón entero de naves coralitas con el único apoyo de un transporte y sin droide astromecánico. Aunque su flota sufrió severas bajas, la Nueva República declaró la Batalla de Borleias como una victoria, ya que los Yuuzhan Vong tardaron meses en recuperar el planeta, otorgando un valioso tiempo a los supervivientes del ataque en Coruscant, que les ayudó a reagruparse.

Antilles continuó dirigiendo elementos de las Fuerzas de Defensa de la Alianza Galáctica durante el transcurso de la guerra y tomó parte en la Liberación de Coruscant, donde volvió a ponerse a los mandos de un Ala-X para  evitar que una nave coralita modificada extendiera el patógeno Alfa Rojo proveniente del infectado planeta Zonama Sekot.

Wedge retornó a su retiro al final de la guerra Vong y no participó en la Crisis del Nido Oscuro. Cuando las tensiones se incrementaron entre la Alianza Galáctica y su planeta natal, Corellia, Wedge inicialmente decidió permanecer en el retiro y no tomar partido entre su lealtad a la Alianza y su lealtad a su mundo natal. Sin embargo, después de que los espías del Servicio de Espionaje de la Nueva República asaltaran su casa y lo apresaran en una celda de contención en Coruscant, su decisión se volvió mucho más fácil. Después de escapar, ocupó el cargo de General en la Fuerza de Defensa Coreliana, escalando al puesto de coordinador entre el Ministro de Guerra del Sistema Coreliano y la Primer Ministro de los Cinco Mundos, Aidel Saxan.

Wedge, junto con Han Solo, fue el autor del asalto al planeta Tralus, minimizando el número de muertes de civiles corellianos. En esta batalla, Wedge tuvo que luchar contra su propia hija, Syal Antilles.

Wedge también se desmarcó abiertamente y condenó algunas de las más peligrosas acciones que Thrackan Sal-Solo planeó.

Fue nombrado Almirante de las fuerzas corellianas un día después de la muerte de Sal-Solo y fue encargado de la defensa del Bloqueo de Corellia para ser finalmente designado como Comandante Supremo de las fuerzas de Corellia.

¡Y aquí finalizan las aventuras de nuestro protagonista! Próximamente volveré para hablaros de otros héroes y/o villanos de esta Galaxia muy muy lejana.

  • Fuente de la información :  https://es.starwars.wikia.com/wiki/

Comentarios

Sobre el autor
Salvi

Salvi

Miembro del escuadron Fox. Entusiasmado desde pequeñín a Star wars, devoro todos los libros y cómics que llegan a mis manos, jugador de X-wing y wargames en general también juegos lcg y de tablero. Miembro del escuadron Fox de x-wing.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *