2 Visualizaciones
0

Como ya dije anteriormente, antes de meternos de lleno en expansiones y demás, voy a hablaros de los dos modos de juego, y en este caso, toca hablar de la campaña.

El modo campaña es un modo de juego más relajado en el que tu y tus amigos colaborareis para superar una serie de misiones, que se irán aconteciendo dependiendo de lo ocurrido en la anterior, con lo que, ¡¡ninguna campaña es igual a la anterior!!11259329_10206589185642833_6983263419090702102_n

Los principios básicos de la campaña, es que un jugador hará de “master” y llevará al Imperio, y el resto de jugadores, jugarán uno o más héroes en función del número total de jugadores. Estos detalles aparecen en la guía de campaña, incluida en el core.

El jugador Imperial, pondrá en situación a los jugadores rebeldes, y les propondrá diferentes retos en las diferentes misiones que se vayan sucediendo. A lo largo de ellas, todos los jugadores recibirán recompensas con las que mejorar su personaje, o reclutar nuevos aliados (como Luke Skywalker para el bando rebelde, o el mismísimo Vader para el bando imperial).

pic2344946_md

Si lo que os gusta de un juego es pensar, tirar dados y sobretodo, muchas horas de juego, este es vuestro modo de juego. Las posibilidades entre todas las misiones existentes, la combinación de ellas dependiendo de los resultados… son prácticamente ilimitadas, y os garantizareis bastantes horas de juego.

El número de jugadores varia. En el core básico te limita a varios, pero bien es verdad que con las dos ampliaciones de momento, que son Sombras Gemelas y Hoth, si bien mínimo tenemos más héroes donde elegir, también podremos aumentar el número de jugadores, ya que tenemos más héroes (rebeldes). Todo ello es orientativo, ya que finalmente, debemos hacer caso a la guía de campaña de cada expansión para sacarle productividad y no desvirtuar el equilibrio del juego entre un bando y otro.

ia-heroes-02-1024x768

 

Por el lado de los rebeldes, cada jugador escogerá un héroe (salvo que las normas digan lo contrario) y controlarán tanto el héroe como su evolución. Pongamos un ejemplo.

Jugando como rebelde, escojo como héroe a Jyn Odan.

sw_ia_jyn_web

Cada personaje tiene su nombre y su rol, sus habilidades descritas en el texto, y sus stats. Concretamente Jyn, tiene 10 vidas. Cuando éstas se agotan, se le da la vuelta a su tarjeta, y quedará herida, donde sus stats se ven empeorados debido a su condición. Cuando, una vez herida, vuelve a perder todas sus vidas, el personaje queda inhabilitado y se retira de esa partida.

La resistencia indica el número máximo de estrés que puede sufrir el personaje, ya sea por el uso de sus habilidades, como por efectos de la partida. Por ejemplo, la habilidad desenfundar rápido le cuesta a Jyn 2 tensiones de las 4 que puede recibir.

No os preocupeis, el personaje puede descansar y recuperar tensiones y heridas (ver el manual).

Como ya es obvio, Jyn tiene 5 puntos de velocidad, y ello indica que puede mover 5 casillas en una de sus acciones.

Defiende un ataque con un dado blanco, y los símbolos del puño, ojo y llave son símbolos de pruebas de atributo. En algunas misiones, los personajes deberán pasar pruebas para seguir avanzando, y dependiendo de la que deban realizar, cada personaje tira una combinación de dados, como se ve en esa mini leyenda.

Ahora todos estareis pensando… muy bien, ¡¡pero quiero pegar!! ¿como pegan?

Los héroes tienen en su baraja de héroe una serie de mejoras, y una de ellas siempre viene “de serie”, con lo que empiezan con ella. Luego, a lo largo de las partidas, pueden comprar nuevos objetos o armas con las que intentar desbaratar los planes del Imperio.

Un ejemplo de arma seria la siguiente:

sw_ia_ite_card_web_001

Abajo pone el dinero que cuesta, y arriba el nombre del arma (viene bien tenerlo en cuenta para anotarlo en las hojas de registro y saber en todo momento qué tienen los personajes).

En el ataque, se muestra la combinación de dados, y los “rayos” son los llamados incrementos. Un dado tiene una combinación de resultados, y en varios de ellos, veréis estos “rayos”, que sirven para “cambiarlos” por una de las posibilidades de armas. No se pueden repetir salvo que se especifique lo contrario. Pongamos un ejemplo claro de un ataque:

images

Los dados de colores son para los ataques, mientras que el blanco y el negro siempre son para defender. Imaginad que, el atacante ha sacado estos resultados con el blaster deportivo (aunque no coincidan los colores, imaginad que tira uno azul, uno amarillo, uno verde, y uno rojo, y el defensor tira el negro y el blanco) Jyn dispara a un trooper y, con este resultado, puede disparar a 6 casillas (la suma del numero de los dados azul amarillo y verde) y obtiene 5 daños y 1 incremento. El defensor obtiene un bloqueo, con lo que bloquea un daño, y los dos circulitos sin cerrar son “quitaincrementos” con lo que anularía hasta dos incrementos, por lo que el trooper recibirá 4 daños.

Cartas como “Sobrealimentador” son mejoras para el arma. La flecha hacia abajo del Blaster deportivo indica que puede adaptar una mejora al arma, en este caso, el Sobrealimentador, y cada carta te da otro beneficio para el personaje. En este caso, descartarías la carta sobrealimentador para “quitarle” un dado de defensa al objetivo. Efectivamente, si el defensor tiene solo un dado, en ese ataque, no tiraría para defender.

 

El jugador imperial por contra, no tiene tarjetas de personaje, si no que dirige al infinito imperio, y usa las cartas de despliegue de las tropas que correspondan en cada misión.

Las tropas mueven atacan y defienden como figuras normales, solo que cuando “mueren”, no se les da la vuelta a la carta, si no que se retiran. También tiene la opción de añadir refuerzos (otras cartas de despliegue) en determinadas misiones. También tiene sus cartas de mejora para sus tropas, si bien es verdad que no compra objetos para sus tropas.

Veremos las cartas de despliegue en el apartado escaramuza, muy próximamente.

Con esto, ya teneis algunas nociones básicas para saber “de que va” una campaña, aunque debéis de leeros las reglas de juego para terminar de pulir las reglas básicas y empezar a jugar.

Ahora, el turno es vuestro.  ¿Sucumbiréis al lado oscuro, o frustrareis los planes del Imperio?

¡¡Que la fuerza os acompañe!!

 

Comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *