5 Visualizaciones
0

Hoy, a pesar de que ya sabéis que no escribo mucho en el blog y estoy más en la sombra, os voy a contar mi experiencia en el mundial, una experiencia que os recomiendo encarecidamente vivir alguna vez en la vida.

Todo comenzó con la compra de las entradas, un proceso bastante difícil, ya que el sistema se colapsaba nada más empezar el plazo de la compra. Los plazos fueron 3, el primer día consiguieron entrada Fernando De la Torre y Ángel Berenguer, el segundo día ya lo conseguimos Ekaitz, Morfeo y yo. Más adelante en un periodo que hubo de reclamaciones la consiguieron Exojo y Koliriokolapso y por último Mario Núñez como campeón nacional.

El día 2 de Noviembre salimos hacía Chicago Mario y yo, mientras Ekaitz, Morfeo, Ángel y Fer salían a París desde donde volarían a Minneapolis y Exojo y Kolirio habían salido el día anterior.
Mario y yo tuvimos muy mala suerte en Chicago, ya que por culpa de unas nubes nuestro vuelo a Minneapolis se fue retrasando… Hasta pasar las 7 horas de retraso. Al final llegamos a Roseville a las dos de la mañana, cuando teníamos pensado llegar sobre las 19:00.

Al día siguiente ya pudimos acercarnos a la sede de FFG y realmente, aunque no es más que una nave, eso si bien decorada, notas que estás en un lugar especial, gente de todo el mundo pasa a tu alrededor y ves en persona a gente como Paul Heaver, charlas un poco con ellos y realmente es muy agradable.

Ángel y yo nos apuntamos al épico, al igual que Fer y Mario. Fer ese día jugaba a armada, por lo que no le pudimos ver mucho. El resto de nosotros nos echamos unas pachanguillas para ir haciendo los últimos test. Ahí también empecé a transmitir los directos a través de mi canal de YouTube papifriki… Algo que me gustó bastante y el ver que a la gente en general le pareció una gran idea, decidí utilizarlo durante todo el fin de semana el máximo posible.

Como os iba contando empezamos el épico por la tarde y sinceramente me gustó mucho la partida, es muy interesante jugar con esas naves y tener una estrategia diferente y más a largo plazo que en X-Wing… Lástima que sea tan difícil de transportar y las partidas tan largas. Al final, las dos parejas españolas ganamos y nos llevamos unos buenos premios, una regla acrílica de movimiento épica, y un Han del mundial del año pasado. Además, por participar, conseguimos unos tokens de energía y una carta de mejora Targeting coordinator.
Después de las partidas y de probar el Destiny (tiene bastante buena pinta), nos fuimos los españoles a cenar todos juntos, ya que algunos habían optado por ir a ver un partido de la NBA.
Al día siguiente empezaba lo bueno. kolirio, Exojo, Morfeo y Mario comenzaban el suizo… Y bueno, en YouTube tenéis todo lo que pude grabar ese día. Se notaba que era un mundial, gente conocida, gente que conocía a Mario, incluso el campeón holandés me recordó lo de mis ojos del top4 del nacional… Ya os digo, se nota que es gente que ve muchos vídeos y conoce a mucha gente de fuera de sus países.

Estuve siguiendo con interés la primera partida de Paul Heaver y, al ver que llevaba scum, algo me hizo pensar que el mundo se iba a terminar, jajaja. Y el chico con el que se enfrentaba estuvo a punto de ganarle con una Dengaroo. Fue una partida muy emocionante que se decidió en el último disparo quedando Asajj a 1 de vida y con un par de críticos que entraron; pudo pasar cualquier cosa. Lo que me sorprendió fue el combo Asajj con Latts que, aunque ya había pensado en él antes de venir, no me había parecido tan bueno.
Ahí ya me di cuenta que era un mundial de verdad, ves un nivel en las partidas impresionante y listas contrastadas o listas que ves que no son para pachanguear.
Durante el día fui cambiando de partida, intentando enseñaros las de los españoles y alguna de gente conocida y creo que, aunque con cortes, se pudo disfrutar un poco.
Una de las partidas de Mario fue contra un tal Nand Torfs, un chico belga que no recuerdo quién me dijo por el chat que era el único belga, así que aprovechando la partida que jugaba con Mario me fui un rato a hablar con él. Nadie sabía que a la postre sería el nuevo campeón del mundo y aquella la última partida que iba a perder.
Al final del día entran al día 2: Mario y Kolirio. Y volvimos a jugar a Destiny.

 

El día siguiente empezaba mi participación en el suizo, junto a Fer, Ekaitz y Ángel y todo comenzó de lujo. Si no recuerdo mal, hicimos pleno de victorias, todo empezaba a pedir de boca; hasta que en la segunda ronda hicimos pleno de derrotas y empezó mi maldición de los dados. Habiendo empezado muy bien la partida, fui incapaz de tirar a un IG (me tocó el chico que llevó doble IG el año pasado que jugó contra Puni), que se había quedado a dos o tres de vida.

En la siguiente ronda me dice Ángel “te ha tocado Fer” y ya fue algo de real mala suerte; cruzarte medio mundo para jugar un duelo fratricida y encima contra triple Defender, pues no era lo que más me apetecía. Entre que Fer ya sabemos cómo juega y que los Defender, aunque lleven mil tensiones, tienen su esquiva gratis, pues os podéis imaginar el final.

Y, en ese momento, me pongo 1-2 y ya veo que me toca hacerme un perfect por la tarde. Al comenzar la cuarta ronda veo que me toca una lista asequible, Kanan con Braylen y cuando veo que el chico se pasa media vida encima de los asteroides y/o con sus naves chocadas, me veo bastante bien en la partida, hasta que su Kanan me volatiliza a Sabine de un disparo sin acciones y, según avanza la partida, veo que no le hago daño (y eso que defiende con 0 dados). Al final Kanan a 3 de vida me dura varios turnos y, aunque lo consigo matar, no logro bajarme a Zeb; una partida muy rara y que jamás pensé que iba a perder, teniendo en cuenta que le pillé el flanco a Kanan varias veces y tenía muy poca vida, pero los blancos hicieron su aparición de manera reiterada, con lo que ahí terminan mis aspiraciones de entrar al segundo día y conseguir los bonitos tokens de Armamento deshabilitado, hasta que veo a los chicos del hangar con una bolsita de ellos, ¡incluso a Mario con un flipante Biggs de plástico!

Así que fuimos Ekaitz y yo corriendo a apuntarnos al Hangar del día siguiente y vimos que estábamos en lista de espera sobre el 40, así que nos dio bajonazo. Al final del día conseguí ganar las dos partidas restantes y pudimos celebrar que Ángel y Fer entraban al segundo día, cumpliendo mis pronósticos de 4 clasificados.

Al día siguiente comenzaba lo bueno. Partidas ya finales, el suizo y el top. Mario, como siempre, pensado que tenía imposible entrar, pero yo estaba seguro que lo conseguiría. De los demás tenía dudas, ya que muy pocos iban a entrar con 6-2, pero Ángel, al llevar el enjambre, podría hacer 200-0 o perder solo un TIE y sumar muchos puntos.

La cosa empieza mal cuando Kolirio no aparece en la lista y es que se le olvidó inscribirse y no le dejaron jugar la primera ronda.

Pude seguir la primera partida de los chicos. Mario tuvo un pairing tremendamente favorable, contra 3 rebeldes, mientras Fer y Ángel lo tenían más complicado, sobretodo sumar puntos.
Al final, Mario ganó y los otros dos perdieron, con sus opciones de hacer top.

En ese punto yo me fui al Hangar bay, dispuesto a ganarlo, ese Biggs tenía que ser mío o al menos los tokens de Armamento deshabilitado. Tenía mi lista rebelde o los Palpa Defender; mientras no tuviera delante 4 TLT, podría ir contra muchas cosas. Empiezo bien ganando a una doble Shadow caster. En la segunda uso los rebeldes, por que el rival llevaba ases que le iban mal las tensiones. Consigo ganar y ya sé que me llevo los tokens, pero miro a mi rival de la última ronda, ese Biggs tenía que ser mío. Miro sus listas y, 4 TLT… Me toca remar. Decido llevar Palpa Defenders y, con muy malas decisiones por mi parte, me gana justamente. Pero bueno, al menos me lo paso muy bien y termino justo para ver el top 16.
Y en top le toca a Mario con Nand. Ya le había ganado en el suizo, por lo que podía volver a hacerlo y además estaba allí para mandaros la señal y que lo pudierais vivir. La partida empieza muy parecida a la del top del nacional, solo que Manaroo estaba en el otro lado de donde la puse yo. Comienza la partida y empieza mejor que en el nacional, con Dengar a distancia de dos TLT que le quitan 3 escudos. Tanto Fer como yo veíamos que Mario tenía la partida de cara, pero en ese momento le abandonan los dados, mientras que Nand saca esquivas como si no hubiera un mañana, destrozando a Mario, que se desespera por momentos y perdiendo la partida.
A Mario le dio un pequeño bajonazo, porque sabía que podía ganar y sobretodo, ¡porque quería las reglas! Había dicho que, si las ganaba, igual jubilaba las de cartón.
Así que nada, una vez que ya sabemos que es eliminado, empezó El Hoyo y, sinceramente, creo que uno de los mejores, al menos en los que he participado. Muchísima gente en directo, todos los españoles, Paul Heaver, después de ser eliminado, Nand Torfs, el campeón holandés, mucha gente y, si no lo habéis visto, os lo recomiendo ver.
Después, estuvimos jugando un poco a Destiny y más tarde Mario y yo nos pusimos a jugar al Patch work, cuando nos enteramos que Nand llega a la final y se nos acerca a preguntarnos cómo plantear la final. La verdad es que no sé por qué vino a preguntarnos, se lo tengo que preguntar algún día, pero le dimos un par de consejitos (que obviamente no necesitaba) y nos fuimos a ver la final.
Tengo que decir que he jugado mucho la Dengaroo. La tengo bastante controlada y en todo momento vi a Nand como el ganador de la partida, no ya solo porque ponía los diales rápido y mostraba una enorme seguridad, si no por que entró perfectamente al combate.
En la foto que le hice se ve cómo está tranquilo y sonriente.
En un buen movimiento, le acompañó la suerte y le metió un crítico doble a Corran, en ese momento los europeos estallamos de júbilo, ya que veíamos el mundial más cerca.
Al final, como todos sabéis, el rival concedió la partida, permitiendo que por primera vez el mundial se viniera a tierras europeas, con todo lo que ello significa.
Después, nos fuimos todos juntos a cenar y disfrutamos del momento.
Al día siguiente ya quedamos todos los españoles y nos fuimos la aeropuerto de Minneapolis para irnos cada uno a nuestras conexiones.
Para terminar, me reitero en lo dicho al principio, creo que es una vivencia muy buena y que es 100% recomendable, si tenéis ocasión de ir, hacedlo.
Por último quiero dar las gracias a todas las personas que me han dado ánimos durante el mundial y, sobretodo a todos lo que me habéis escrito para felicitarme por la cobertura del evento, ha sido muy placentero recibir todos esos mensajes, sois todos unos cracks.
Muchas gracias por leerme y, como decimos en La Cantina, buena caza y buena recompensa.

img_2153

img_2154

img_2147 img_2150

Comentarios

Sobre el autor
Fran_madrid

Fran_madrid

Látigo de mercenarios, director de la cantina y productor de papifriki.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *